Pedro Sánchez anuncia una inversión de 1800 millones para «dignificar» el sector agroalimentario

Preocupación en el PSOE ante la desafección del mundo rural: fuga de votos hacia Vox en las próximas citas electorales, empezando por los inminentes comicios en Andalucía Leer

Pedro Sánchez anuncia una inversión de 1800 millones para «dignificar» el sector agroalimentario

Preocupación en el PSOE ante la desafección del mundo rural: fuga de votos hacia Vox en las próximas citas electorales, empezando por los inminentes comicios en Andalucía Leer

El mundo rural, el campo, es un sector grave socioeconómico para España. Y en las últimas fechas, en él ha cundido la desafección, e incluso el malestar, por algunas medidas impulsadas por el Gobierno de España, que tuvo su máxima expresión en la manifestación del pasado mes de marzo en Madrid de agricultores, ganaderos y cazadores. En el Ejecutivo saben de la importancia capital del sector primario. Y se ha querido escenificar con la presentación, por parte de Pedro Sánchez, del el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del sector agroalimentario, que supondrá una inversión de entorno a 1.800 millones.

El presidente del Gobierno se ha desplazado hasta Ciudad Real, en compañía de hasta cuatro ministros -lo que da la medida de la importancia y preocupación que este sector genera en el Gobierno-, para en el marco de la Feria Nacional del Vino explicitar su «compromiso político» para destinar «más recursos en la dignificación y la competitividad del sector primario».

Como ha venido informando este diario, en el PSOE existe preocupación porque la desafección en el mundo rural, acrecentada por el alza de precios y la crisis económica, más medidas como la Ley de Bienestar Animal, provoque una fuga de votos hacia Vox en las próximas citas electorales, empezando por los inminentes comicios en Andalucía.

Consciente de ello, el presidente del Gobierno, aprovechando la presentación de este Perte del sector agroalimentario, ha querido lanzar un mensaje: «Nuestra preocupación por el mundo rural no es retórica. Es una política de Estado. España está orgullosa de su campo, de su agricultura, ganadería y pesca. Y este Gobierno apoya al campo con hechos reales», ha expuesto el jefe del Ejecutivo, citando la Ley de Cadena Alimentaria, la PAC, o las ayudas aprobadas para paliar la crisis derivada.

Esa preocupación porque la desafección en el mundo rural tenga un coste electoral se evidencia también en el Congreso, donde en las últimas semanas cuando al ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, le ha tocado confrontar con la diputada de Vox Macarena Olona ha recurrido al mensaje de que este partido actúa contra los intereses de los agricultores con su rechazo a las medidas del Gobierno. Este mismo miércoles ha vuelto a suceder.

Este Perte agroalimentario, según los datos que maneja el Gobierno, se espera que suponga más de 15.000 empleos en el sector en los próximos años y contribuya con 3.000 millones al PIB. Se estructura en tres ejes: 400 millones para el fortalecimiento industrial del sector, para mejorar la competitividad, sostenibilidad, la trazabilidad y la seguridad alimentaria; 454 millones para procesos de digitalización de toda la cadena agroalimentaria; y un tercer eje de 148 millones destinado a la investigación en el ámbito agroalimentario.

A estos 1.000 millones se suman otros 800, según ha anunciado Sánchez, destinados, entre otras cosas, a la mejora de la gestión del agua y de los regadíos.

En la actualidad, con datos del Ministerio de Agricultura, se estima que el Valor Añadido Bruto (VAB) del sistema agroalimentario español supone aproximadamente el 8,4% del PIB total de la economía, cifra que se elevaría hasta el 9% si consideramos también los alimentos importados, generando en total más de 2,3 millones de empleos.

Deja una respuesta